28 de noviembre de 2009

Música

Una guitarra, una cadencia.
Sonidos al caer la tarde. Oídos que vibran, manos que trabajan.
No necesito más que ver mañana salir el sol.

7 comentarios:

isobel dijo...

que delicia, un besillo

Neli dijo...

Dichoso aquel que sepa ver la magia y el encanto, en el detalle y en las cosas pequeñas.

Precioso, Isabel.
Un beso.

Tawaki dijo...

Eso de sonidos junto a manos que trabajan me trae recuerdos de no sé qué concierto...

horabaixa dijo...

Hola Isabel,

Parece sencillo.

Es tan importante....

Un abrazo

* GEORGINA * dijo...

lindo :) muy lindo..
saludos

Llibert dijo...

La esencia de lo sencillo esconde la grandeza de lo divino.
Felicidades por tu blog, y pot tu trabajo personal.
un abrazo

Deseo dijo...

¿no hace falta mucho mas?

¿verdad?


beso nocturno


erik.